Nuevo dislate en Argenzuela: Las penas son de nosotros, las vaquitas son ajenas

Argentina y sus vaquitas

Frigoríficos en problemas

El Ministerio de Agricultura publicó en el Boletín Oficial la Resolución 75/2021 que intenta justificar la prohibición de exportar carne; flamante intervención del gobierno que prometió llenar la heladera pero la sigue vaciando en una escalada imposible de remontar. El intento de controlar los precios parece ser la excusa pero resulta inviable intentar resultados diferentes con las mismas fórmulas que fracasaron una y otra vez.

La medida, referida a la exportación de carne vacuna, rige en principio por el término de 30 días bajo el fundamento de “garantizar los derechos esenciales de la población sin restricciones a los derechos básicos”. ¿Sentiende? Nosotros tampoco. El refri sigue haciendo eco cada vez que abro la puerta, su blanca palidez parece decir “desenchufame nomás…”

Para el caso dicen tomar en cuenta «…la tutela del interés público que tiene por objeto garantizar los derechos esenciales de la población y su goce efectivo, siendo un interés prioritario tener asegurado el acceso sin restricciones a los bienes básicos, especialmente aquellos tendientes a asegurar la alimentación de la población», por lo cual, se cree que es una gran idea “…en el contexto de emergencia actual, atendiendo al Decreto de Necesidad y Urgencia N° 260 de fecha 12 de marzo de 2020 que amplió la emergencia pública en materia sanitaria declarada por la Ley N° 27.541, en virtud de la pandemia declarada por la ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD (OMS) en relación con el Coronavirus COVID-19, cuya propagación a nivel mundial resulta de público conocimiento».

Covid Covid, qué grande sos… la marchita marchita sigue sonando. Prefiero escuchar la tradicional canción que en 1944 el prestigioso Atahualpa Yupanqui entonaba para marcar un surco en la tierra, por donde El Arriero va

En las arenas bailan los remolinos

El sol juega en el brillo del pedregal

Y prendido a la magia de los caminos

El arriero va, el arriero va…

El acuerdo sobre aranceles aduaneros, firmado el mismo año en que Yupanqui testimoniaba las penas del arriero, fue validado mediante la Ley N° 24.425 que permite restringir temporalmente las exportaciones para prevenir o remediar una escasez aguda de productos alimenticios o de otros productos esenciales para la parte contratante exportadora. Unos genios, desde 1944 usando la receta perdedora.

A tal fin las huestes del Emperador de Costa Pobre alegan que el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, establece que «En ningún caso podrá privarse a un pueblo de sus propios medios de subsistencia» (art. 1.2) y para eso el papá Estado sería el encargado de «una distribución equitativa de los alimentos».

Por eso la Ley N°27.519 prorrogó hasta el 31 de diciembre del año 2022 la Emergencia Alimentaria Nacional dispuesta por el Decreto N° 108 de fecha 15 de enero de 2002 y estableció como un deber del Estado Nacional, garantizar en forma permanente y de manera prioritaria el derecho a la alimentación y la seguridad alimentaria y nutricional de la población de la República Argentina.

Algo raro pasa cuando te dicen que son los encargados de la seguridad alimentaria y mientras intentan meter el garfio en empresas como Vicentin, la garra en los campos ya sembrados y los plantines de perejil en propiedades privadas, crecen la desocupación, la pobreza, la indigencia y los precios.

Insisten los cantantes de la marcha en el Boletín: “se observa que la medida dispuesta es razonable y proporcionada a las dificultades que presenta un mercado con severas distorsiones y una crítica situación social, que pueden frustrar el acceso de la población a un producto esencial para su alimentación”.

Es bandera de niebla su poncho al viento

Lo saludan las flautas del pajonal

Y animando a la tropa por esos cerros

El arriero va, el arriero va

Los economistas asumen el rol de profetas y predican con la voz de la razón, advierten y explican en todo micrófono o red disponible que la prohibición mata la producción, encarece el mercado interno, que la carne de exportación no es la que consumimos en la carnicería, que la inflación no se soluciona ni Argentina se pone de pie al arrodillar al campo.

El campo que produce el 99% de lo que ingerimos, que tiene tradición de atravesar crisis y se desvive por luchar contra la imagen edulcorada que pesa sobre ellos… y al ver la debacle cada día más cerca los productores intentan hacerse escuchar…

Las penas y las vaquitas

Se van por la misma senda

Las penas y las vaquitas

Se van por la misma senda

Las penas son de nosotros

Las vaquitas son ajenas

Las penas son de nosotros

Las vaquitas son ajenas

Los productores agropecuarios no claman solamente por sus derechos, reclaman la supervivencia del sector que alimenta al país. El viejo y querido granero del mundo que tanta riqueza produjo en la segunda posguerra y hoy padece la locura tan bien disimulada en la campaña electoral.

Un degüello de soles muestra la tarde

Se han dormido las luces del pedregal

Y animando a la tropa, dale que dale

El arriero va, el arriero va

La pretensión de estatizarlo todo, para adueñarse de la propiedad privada y de la producción argentina, no parece ser, como en el caso de YPF, un mero negociado: es parte del desmembramiento de la república.

Amalaya la noche traiga un recuerdo

Que haga menos pesada la soledad

Como sombra en la sombra por esos cerros

El arriero va, el arriero va

Quedémonos con nuestros conciudadanos del Campo, quedémonos con Don Ata:

Las penas y las vaquitas

Se van por la misma senda

Las penas y las vaquitas

Se van por la misma senda

Las penas son de nosotros

Las vaquitas son ajenas

Las penas son de nosotros

Las vaquitas son ajenas

Y prendido a la magia de los caminos

El arriero va, el arriero va

Fuentes: Boletín Oficial Resolución 75/2021 Restricción exportaciones de carne (https://www.boletinoficial.gob.ar/#!DetalleNorma/244609/20210520).

Canción El Arriero Va, por Atahualpa Yupanqui

«El arriero va» – Divididos

Acerca del Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *