Rumbo al uso de ciudades verdes

El mundo debería ir rumbo al uso de ciudades verdes

Las ciudades son el lugar donde habitamos, nos desarrollamos y vivimos la mayor parte de nuestro tiempo, al menos la gran mayoría que habitamos este planeta. Desde el comienzo de la civilización, existen debates sobre cuál es la ciudad ideal para nuestras vidas, pero eso dependerá de nuestra cultura, preferencias y actividades que desarrollemos. Los científicos hoy en día, se hacen algunas preguntas alrededor de estas cuestiones: ¿Cual es una ciudad justa? ¿Quién tiene derechos a vivir a la ciudad? ¿Cuál es la ciudad ideal? (Gilderbloom, 2010)

Una ciudad ideal no es la misma que hace décadas o siglos atrás, los contextos van cambiando; los nuevos desafíos como el cambio climático, contaminación, superpoblación y objetivos como los ODS, hacen que repensemos el lugar en donde vivimos y de qué forma lo hacemos. Por supuesto que una ciudad debe brindarnos un trabajo que nos permita vivir y que nos garantice un nivel digno de libertad y creatividad. A esto se le suman los principios verdes, como la preservación de los edificios históricos, reciclaje, el incremento del uso de energías renovables y la reducción del uso de la dependencia de combustibles fósiles. (Gilderbloom, 2010)

En el mundo en el que vivimos, las grandes ciudades son el motor de la economía mundial, así como lo es la megaciudad de Buenos Aires, que concentra al 40% de la población del país y un 50% del PBI de éste (Cronista, 2020). Esto también nos habla de un desequilibrio y de la falta de federalismo, que podemos resumirlo en una palabra: Macrocefalia. Y que es una de las razones por las cuales no se desarrolla el país; pero no es un tema que trataremos en esta nota. Esta megaciudad, así como la gran mayoría de su misma dimensión, como San Pablo, Nueva York, Ciudad de México, genera un gran impacto ambiental, que es el nuevo desafío de este siglo.

Definiendo las ciudades verdes

Entre el año 2000 y 2030 se proyecta que en los países desarrollados, la urbanización crecerá en su superficie que ocupa de 200.000 km2  a 600.000 km2 (TheWorldBank, 2010), ubicando a la construcción y al urbanismo entre los protagonistas de la economía global, y también en lo que respecta en el impacto ambiental, acercándonos al desafío de cómo deben ser las nuevas edificaciones y ciudades. La mayoría de los habitantes de este planeta hoy vive en una ciudad, esta tendencia se acrecienta y se estima que llegará al 68% para el 2050, según el Banco Mundial; estos grandes incrementos se darán principalmente en Asia y África, donde no sólo se sumarán problemas de sustentabilidad y contaminación, sino también de justicia social, de consumo energético, entre otros. 

Relacionado con esta cuestión, el Banco Mundial nos acerca algunos conceptos en su libro de Eco2 Cities , donde describe la ciudad Ecológica como la búsqueda de mejorar el bienestar de los ciudadanos y la sociedad, a través de un sistema integrado urbano planificado y gestionado, aprovechando los beneficios de los sistemas ecológicos para proteger a las futuras generaciones. También aclara que las ciudades ecológicas deben funcionar en armonía con los sistemas naturales, de los cuales dependemos para nuestra subsistencia. Liderazgo, planeamiento, urbanismo, colaboración, son piezas fundamentales para reducir el daño ambiental, tanto local como global. (TheWorldBank, 2010)

En tanto, en el libro Green Cities, publicado por el Banco de Desarrollo Asiático, se considera que una ciudad verde debe tomar las medidas de transformación de manera integral y planificada, en criterios relacionados al transporte urbano, eficiencia energética, reconversión de la industria y un mejoramiento en las instalaciones de agua y saneamiento. (AsianDevelopmentBank, 2012)

Estos nuevos conceptos estarán presentes en las políticas públicas del mañana, tanto en el mundo oriental como occidental, y sin lugar a duda, una gran parte de las inversiones y generación de empleo estarán relacionadas a estos nuevos desafíos. Argentina debería tomar nota de estos nuevos desafíos, no sólo para implementar estos cambios en las grandes ciudades del país, sino también para aprovechar estas oportunidades que se avecinan.

Para verlo en forma más clara, las inversiones para las ciudades verdes estarán dirigidas de acuerdo con los siguientes criterios, que mostramos en el siguiente gráfico:

Los responsables de las políticas urbanas de Asia son cada vez más conscientes de la importancia de perseguir estos seis tipos de inversiones. Esto se refleja en el hecho de que las ciudades asiáticas adoptan cada vez más modelos de desarrollo urbano donde se reduce la tasa de consumo de energía, transporte e industria.  El objetivo es la sostenibilidad ambiental y el avance económico sostenido, cuyo fin es la supervivencia en el largo plazo. (AsianDevelopmentBank, 2012)

El futuro verde ya está en marcha

¿Por qué las ciudades verdes nos salvarán? A nivel mundial, las ciudades ocupan el 2% de la superficie terrestre, que representan el 75% del uso total de los recursos; en cuanto a los desechos, ocupan una superficie similar a la que ocupan las ciudades, una cantidad alarmante. En cuanto a la generación de GEI (Gases de Efectos de Invernadero), que incluyen dióxido de carbono, metano y oxido de nitrógeno, representan un 80% del total mundial. (AsianDevelopmentBank, 2012). Por eso la importancia de las ciudades verdes, en este siglo, no sólo para mitigar los impactos del cambio climático sino además para cuidar los recursos de las futuras generaciones, a través de la economía circular. 

La buena noticia es que varios proyectos ya están en marcha y uno de los más importantes es Masdar, que se encuentra en Emiratos Árabes Unidos. Es una ciudad planificada que apunta a convertirse en una ciudad de basura cero y cero emisiones de carbono. Fue financiada por capitales mixtos públicos y privados, y ocupa unos 6 Km2, diseñada para albergar 50.000 personas y 1500 negocios. Está construida para los principios de residencias de alta densidad, transportes sostenibles, crecimiento controlado, energías renovables y sistemas reciclaje.  El costo del proyecto rondó los 20 billones de dólares. (RAMACHANDRAN, 2013)

Masdar City

Dentro de la ciudad sólo es posible usar vehículos eléctricos y una red de transportes públicos eficientes. Los vehículos particulares están restringidos y deben estacionarse en la periférica de la ciudad. (RAMACHANDRAN, 2013)

Diseño de Masdar

Otro diseño al norte de París, llamado Europa City, comenzó en el 2016 y se prevé su inauguración en el 2024. Se estima en un costo de 3,4 billones de USD, promete residencias, comercios, restaurantes y un moderno sistema de transporte cuyo objetivo es descomprimir el centro de la ciudad. La ciudad estará abastecida por energías renovables e innumerables zonas verdes. (Steinberg, 2018)

Y los proyectos de este tipo empiezan a brotar por diferentes puntos del planeta; y cada vez serán más frecuentes, con el fin aminorar el impacto de las ciudades sobre el ambiente. 

Mientras tanto, en Latinoamérica y en especial en Argentina, las miradas, los debates y las políticas públicas están lejos de estas transformaciones, que ya han comenzado, especialmente en los países desarrollados del Hemisferio Norte; y que buscan de a poco, dar un poco de luz a un futuro complicado por el cambio climático . Es un cambio de paradigma, una nueva forma de vivir que se avecina, acompañada de avances tecnológicos, donde Argentina no puede quedar afuera de este nuevo mundo que se nos viene. 

Referencias

AsianDevelopmentBank. (2012). Green Cities. Mandaluyong City, Philippines: Asian Development Bank.

Cronista. (2020). Cronista. Obtenido de https://www.cronista.com/columnistas/Un-buen-momento-para-entender-que-es-el-AMBA-20200529-0018.html

Gilderbloom, J. (2010). Thinking about the ideal city. Sustain.

RAMACHANDRAN. (2013). Future of The Cities. Chennai: Anna University.

Steinberg, F. (2018). Compact Urban Development: Urban Planning for Eco-Cities. China: EC-Link.TheWorldBank. (2010). Ecological Cities as Economic Cities. Washington: The World Bank

Acerca del Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *